Glog thumbnail

Miguel Hernádez vestido de soldado.

Miguel Hernández con su mujer Josefina Manrique.

Creado por: Lorea e Iñigo

OCTAVA XVI En tu angosto silbido está tu quid, y, cohete, te elevas o te abates; de la arena, del sol con más quilates, lógica consecuencia de la vid. Por mi dicha, a mi madre, con tu ardid, en humanos hiciste entrar combates. Dame, aunque se horroricen los gitanos, veneno activo el más, de los manzanos. (LA SERPIENTE)

Este poema que recita Miguel Hernández, pertenece a la obra Perito el Lunas, pubicada en 1933. Todos los poemas de esta obra son adivinanzas escritas en octavas reales. Es un libro escrito en estilo gongorino y que es muy complejo, es decir, usa un vocabulario muy culto para describir objetos cotidianos. Esta es la octava XVI, cuya métrica consiste en ocho versos endecasílabos con tres rimas consonantes, los dos últimos tienen una rima distinta: ABBAABCC. Las ilustraciones fueron hechas posteriormente por Ramón Fernández Palmeral. Este poema describe una serpiente que posterirmente fue ilustrada por

Miguel Hernández nació en Orihuela en el año 1910 y murió en Alicante en 1942. Este poeta español, aunque cronológicamente debería pertenecer a la promoción del 35, por el estilo de sus obras y su relación con la Generación del 27, es considerado el miembro más joven de esta segunda. Destacó por la autenticidad de sus versos, en los que reflejó su compromiso social y político. Era de familia humilde y fue criado en un ambiente campesino. De niño fue pastor de cabras y no tuvo acceso más que a estudios muy elementales, por lo que su formación fue autodidacta, pero con esfuerzo consiguió culminar sus estudios. Garcilaso de la Vega o Luis de Góngora, tuvieron una marcada influencia en sus versos, especialmente en los de su etapa juvenil. También conoció la producción de autores como Rubén Darío o Antonio Machado. Participó en las tertulias literarias locales organizadas por su amigo Ramón Sijé, encuentros en los que se relacionó con la que luego fue su esposa e inspiradora de muchos de sus poemas, Josefina Manresa. Con veinticuatro años viajó a Madrid y conoció a poetas con los que trabajo y salto a la fama como Vicente Aleixandre y a Pablo Neruda. Tras el triunfo del Frente Popular colaboró con otros intelectuales pero en el 1936 se alistó como voluntario en el ejército republicano. Durante la contienda contrajo matrimonio con Josefina Manresa, publicó diversos poemas en las revistas El Mono Azul, Hora de España y Nueva Cultura. El fallecimiento de su primer hijo (1938) y el nacimiento del segundo (1939) se añadieron como motivo inspirador de su obra poética. Terminada la guerra regresó a Orihuela, donde fue detenido. Condenado a muerte, luego se le cambiaron la pena por la de cadena perpetua. Después de pasar por varias prisiones, murió en el penal de Alicante de tuberculoso. OBRAS: Su primer volumen de versos, Perito en lunas (1934), está formado por 42 octavas reales en las que los objetos cotidianos y humildes son descritos con un hermetismo formal en el que se ve claramente el estilo gongorino. Sin embargo, en otros poemas de la misma época se intuye una mayor soltura verbal y el inicio de su compromiso con la causa de los desheredados. En 1934, comenzó la que posteriormente fue considerada su obra maestra y de madurez, El rayo que no cesa (1936), que inicialmente pensaba titular El silbo vulnerado. La vida, la muerte y el amor son los temas principales de un libro compuesto mayoritariamente por sonetos, aunque destaca alguna elegía como la dedicada a la muerte de Ramón Sijé, escrita en tercetos encadenados y considerada una de las más importantes de la lírica española de todos los tiempos. Durante la Guerra Civil cultivó la llamada poesía de guerra: su fe republicana se plasmó en una serie de poemas reunidos en Viento del pueblo (1937), que incluyó la "Canción del esposo soldado", dirigida a su mujer, y otras creaciones famosas, como "El niño yuntero". También en este período concibe El hombre acecha (1939), que manifiesta su visión trágica de la matanza entre hermanos, y diversos textos dramáticos. Mientras se hallaba en la cárcel escribió Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941), su última obra, es un libro pesimista en el que el poeta se lamenta de todo lo que ha perdido: su primer hijo, el amor y la libertad, la bondad del hombre. Todo se resume el lo que el poeta denominó las tres heridas: la del amor, la de la muerte y la de la vida. En diversos poemas, más optimistas, se observa una superación de estas ausencias con la exaltación del amor y la fecundidad, reflejada en su segundo hijo. Los poemas de esta obra son cortos y de arte menor (octosílabos y heptasílabos), propio de la lírica tradicional. Esta poesía pertenece a la poesía de posguerra.

Poema perteneciente a su última obra Cancionero y romancero de ausencias. "EN EL FONDO DEL HOMBRE" En el fondo del hombre... En el fondo del hombre agua removida. En el agua más clara quiero ver la vida. En el fondo del hombre agua removida. En el agua más clara sombra sin salida. En el fondo del hombre agua removida.

Poema perteneciente a su última obra Cancionero y romancero de ausencias. "LLEGÓ TAN HONDO EL BESO" Llegó tan hondo el beso... Llegó tan hondo el beso que traspasó y emocionó los muertos. El beso trajo un brío que arrebató la boca de los vivos. El hondo beso grande sintió breve los labios al ahondarse. El beso aquel que quiso cavar los muertos y sembrar los vivos.

Images

Click on the thumbnail to see original image.

Image Image Image

Audio

Click on the name to download the song.

  • el fondo del hombre
  • el beso

YouTube

Para la libertad Miguel Hernandez Joan manuel serrat

Tags: Para, la, libertad, miguel, hernandez, joan, manuel, Serrat, guerra, civil, española