Glog thumbnail

MIGUEL HERNÁNDEZ

LETRILLA DE UNA CANCIÓN DE GUERRA Déjame que me vaya, madre, a la guerra. Déjame, blanca hermana, novia morena. Déjame. Y después de dejarme junto a las balas, mándame a la trinchera besos y cartas. Mándame

Tristes guerras Tristes guerras si no es amor la empresa. Tristes, tristes. Tristes armas si no son las palabras. Tristes, tristes. Tristes hombres si no mueren de amores. Tristes, tristes.

Obras: -Perito en lunas, Murcia, Sudeste, 1933 -El rayo que no cesa, Madrid, Colección Héroe, 1936 -Viento del pueblo, Valencia, Socorro Rojo Internacional, 1937 -Versos en la guerra (con otros), Alicante, Socorro Rojo Internacional, 1938 -El hombre acecha, Valencia, Delegación de la Secretaría de Propaganda, 1939 -Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941), Buenos Aires, Lautaro, 1958

BIOGRAFIA: El poeta pastor. El místico, el sensual. El cronista en verso del frente. El comunista que antes fue católico. El despreciado, el desubicado. El desafortunado. En 2010 se cumplen 100 años del nacimiento de uno de los poetas más importantes, simbólicos y enigmáticos del siglo XX español. A Madrid llegó en 1931 cargado de poemas e ilusiones, sin un duro en el bolsillo, pero deseoso de teñir con la impronta de sus versos aquellos tiempos cargados de vísperas y drama. En su bolsillo traía una carta para Concha Albornoz, hija de un ministro. No consigue nada. Regresa a Orihuela y vuelve pronto a Madrid. Hasta 1934 no logra abrirse camino, gracias a un escultor talaverano, Víctor González Gil. Tras culminar la guerra, en la prisión de Conde de Toreno, junto a Noviciado, fue encarcelado en septiembre de 1939 tras un frustrado intento de fuga hacia Portugal; y en el barrio de Salamanca, en la calle de Conde de Peñalver, 53, la cárcel de Torrijos donde, ya preso, escribió sus Nanas de la cebolla, sesgadas por el miedo a perder, además de a su primogénito, también a su segundo hijo, Manuel Miguel, y poco antes de emprender el último viaje hacia el penal-reformatorio de Alicante, donde Miguel Hernández murió preso el 28 de marzo de 1942. Un derrame pleural consecutivo a una tuberculosis, acentuado por la desnutrición y la pena por la derrota del pueblo en la Guerra Civil arrebató la vida a uno de los mejores poetas en español de todos los tiempos.

El poema habla de la tristeza de las guerras y de las armas, en definitiva de la muerte. Aparecen algunos recursos estilísticos: Paralelismos: Los tres párrafos Anáforas: Tristes, si Hipérbole: Último párrafo Metáfora: Segundo párrafo MÉTRICA: 4a 7a 4b 4c 7c 4b 4d 7d 4b

Images

Click on the thumbnail to see original image.

Image Image

Audio

Click on the name to download the song.

  • undefined

YouTube

undefined

Tags: Para, la, libertad, miguel, hernandez, joan, manuel, Serrat, guerra, civil, española

undefined

Tags: música, del, mundo